La encargada de la O.A. dijo que ya no se presenta en las causas que involucran a funcionarios actuales porque la critican. La denunciaron por no cumplir sus funciones.

 

→ La secretaria de Lucha contra la Corrupción, Laura Alonso, fue denunciada penalmente por los presuntos delitos de incumplimiento de los deberes de funcionaria pública y abuso de autoridad, luego de que admitiera que bajo su mando la Oficina Anticorrupción no se presenta en las causas que involucran a funcionarios actuales. La funcionaria PRO aseguró que no lo hace para que no la acusen de parcialidad. No obstante, se presenta en las causas que involucran a ex funcionarios del gobierno anterior. Mientras intentaba aclarar sus dichos, arreciaron los cuestionamientos y los pedidos de renuncia por parte de dirigentes opositores.

Las denuncias serán presentadas, por separado, por la diputada Gabriela Cerruti y los abogados Gregorio Dalbón y Maximiliano Rusconi. Diversos juristas advirtieron que el argumento de Alonso va contra las funciones que debe cumplir y, en todo caso, se podría considerar un criterio si no se presentara en ninguna causa. Al contrario, Alonso publicita sus intervenciones en causas contra ex funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Ayer se replicaron cuando se conocieron sus dichos en el programa de un periodista cercano al Gobierno. Allí, ante una pregunta sobre qué hace con las causas por corrupción que involucran a funcionarios del Gobierno actual, Alonso primero dijo “hemos hecho aportes de información en varias causas”. Pero luego ensayó una justificación para no cumplir con sus obligaciones: “Dado que he recibido acusaciones personales durante mucho tiempo respecto de parcialidad o falta de imparcialidad, y por la falta de recursos humanos que también tenemos, en este momento no estamos querellando en ninguna de esas causas”, reconoció. “Porque para que me acusen de encubridora en las causas y de ir a embarrar causas contra la corrupción, que las lleven adelante los fiscales y los jueces. Y esa es la decisión que despeja cualquier tipo de sospecha o duda sobre la actuación que podamos tener sobre funcionarios del actual Gobierno”.

En pocos minutos, Alonso admitió tres cosas:

1) que no se presenta adrede en las causas.

2) que si interviniera la acusarían de encubrir.

3) que prioriza destinar recursos a querellar a ex funcionarios.

 

“La propia Laura Alonso declaró que no presenta querellas en ninguna causa que involucre a integrantes del actual de gobierno. Su decisión política implica sólo impulsar causas contra funcionarios y funcionarias de otras gestiones”, advirtió la diputada Gabriela Cerruti. “La esencia de la Oficina Anticorrupción es justamente ser querellante cuando se detectan delitos contra la Administración Pública. ¿En qué se beneficia el Estado con una enamorada del presidente a cargo de este importante sector?”, se preguntó.