JAVIER MADANES QUINTANILLA ¨EL SECTOR PRIVADO NO ESTÁ EN CONDICIONES DE ABSORBER EN EL CORTO PLAZO LOS EMPLEOS DEL SECTOR PÚBLICO¨

Aunque entiende que las empresas viven en continuo cambio e innovación, Javier Madanes Quintanilla, 64 años, está haciendo cirugía fina en su grupo, ese conglomerado concentrado en Aluar que reina en aluminio y en el que se destaca Fate, una de las líderes en neumáticos pero afectada por la creciente importación y un Brasil que le dejó de comprar. Ambas empresas facturan US$ 1.000 millones.

Aluar exporta el 70% de su producción. Y la novedad es la apuesta a la energía eólica con una inversión total en un mega parque eólico de US$ 800 millones. 

La primera etapa está casi lista: operará desde enero. Requirió US$ 80 millones para proveer energía sólo a Aluar que, después de todo, transforma la energía en aluminio. Otro tramo requiere US$ 200 millones y generará en mitades iguales para Aluar y para el sistema energético nacional. Se presentaron a la licitación Renovar II y contemplan 170 molinos en tres etapas, al oeste de la ruta nacional 3 y al norte de la ruta provincial 4, sobre una superficie de 140 kilómetros cuadrados, a unos 10 kilómetros de Puerto Madryn.

Madanes Quintanilla supervisa el rumbo del grupo que preside, además de ser su principal accionista. Pero hay nuevas figuras a su lado. Uno es Diego Fridenthal con la batuta en la gerencia de productos. La otra es el franco libanés Sylvain Said Hajjaj, ingeniero de profesión, 46 años, partida de nacimiento en París y con largo desempeño en Renault. Con rango de director lleva las riendas en la planta de Aluar en Puerto Madryn.

En Fate no hay buenas noticias. Madanes Quintanilla cuenta a Clarín que las importaciones crecieron hasta 70% en el último año y medio. “Es curioso el modelo político que pretende precios de la India con costos argentinos”, ironiza acerca de las dificultades para ser competitivo en un país cuyos costos laborales triplica a los de México.

Cuando se le pregunta por el discurso del presidente Macri en el CCK del pasado lunes y acerca de las las reformas que vienen, señala: “El sector privado no está en condiciones de absorber en el corto plazo los empleos del sector público, ese proceso de migración será lento”.

En la charla con ese diario, Madanes Quintanilla no evitó referirse al rol del sector privado en los procesos de corrupción.

“No vamos a avanzar hasta que la responsabilidad de los empresarios no vaya a la par de los funcionarios que cometieron los delitos. Durante la campaña electoral, Ernesto Sanz prometió una Conadep de la corrupción”señaló.

-¿Les pidieron coimas?

-Como muchas empresas, nosotros solicitamos los créditos para la producción durante el gobierno anterior. Nos otorgaron esos créditos pero nunca se desembolsaron. Y decidimos no insistir. Otro problema que enfrentamos fue cuando ganamos un tramo de la obra de Yacimientos Carboníferos Fiscales y nos pidieron que nos hiciéramos cargo de toda la obra. Preferimos perder US$ 5 millones y retirarnos.

FUENTE: Clarin