La Macrisis que todo lo arruina .

 

→ La suba del dólar del 25% que se vivió en las últimas dos jornadas ya provoca descalabros en los insumos e inevitablemente afecta a rubro de los supermercados. Desde el sector ya adelantan que las listas de precios de sus proveedores fueron retocadas con un 15% de aumento. En tanto, alimenticias dejaron de entregar productos como harina y aceite.

«La mayoría de los proveedores retiraron las listas y dijeron que estaban ‘recalculando’. Algunos dijeron que estaban tomando el dólar a $60, otros a $62, otros a $55», reveló a Ambito una fuente del sector de supermercados y explicó que algunos vendedores directamente se «desconectaron».

Los supermercados trabajan con poco stock, agregó la fuente, por lo que la situación de readecuación de precios debería ser inminente. Sin embargo, alertó que por la caída del consumo en volumen ya no tienen margen para subir los precios, pero tampoco para absorber las subas. «Es una situación compleja y delicada», confesó.

Otro costo a tener en cuenta es el logístico. Con una suba tan explosiva del dólar es inevitable un aumento de los combustibles que impactará también en la distribución de los productos y por ende en el precio en góndola.

Las cadenas notificaron a la Secretaría de Comercio, pero quedó pendiente una definición. Las petroleras aparecen como las más afectadas por las movidas del dólar, y ya estarían preparando remarcaciones en los surtidores.

Los fabricantes de electrodomésticos, en tanto, frenaron las entregas y se están tomando dos o tres días para evaluar los nuevos precios. En tanto, algunas cadenas de supermercados mantienen los precios en este rubro. Lo que se venía moviendo este rubro se debía al Ahora 12, que también deberá readecuar sus tasas de interés, luego de la suba de 10 puntos del lunes.

La presión sobre el dólar preocupa a las empresas, pero también al Gobierno. El presidente Mauricio Macri instruyó al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para que tome medidas tendientes a que la devaluación no se traslade de forma inmediata a los precios.

Por la inestabilidad del dólar, los molinos harineros no entregarán harina a las panaderías por algunos días, ya que no tienen un precio de referencia para la bolsa de 50 kilos.