MAL TRATO Y DISCRIMINACIÓN EN LOS ¨PREMIOS BALLENA¨ DE PUERTO MADRYN

Es la 4ta vez que nos mandan este relato por interno, la discriminación de los ¨Premios Ballena¨ en medio de una ciudad y municipio que trabaja como ninguna en los temas de Inclusión.
¨Nos llega al mail del grupo A.DI.VI. la nominación a los premios “Ballenas” que se entregarían en Pto Madryn. Por 5ta vez nuestro programa de radio “Apaga la luz y verás” era destacado por un jurado de la Radiodifusión Nacional. Pero poder viajar, costearnos los gastos del viaje, alojamiento, entrada al evento, y todo, siempre es un problema para nosotros que no recibimos ingresos por lo que hacemos. Una vez más la venta de una rifa y contar con el préstamo (que estamos comprometidos a devolver) de quienes siempre nos salvan. La colaboración del Intendente Municipal y la promesa del área de discapacidad de por primera vez contar con la trafic de discapacidad. Pero claro, los obstáculos…. Y el último día nos avisa el chofer de la trafic que no nos la daban, que por el mal clima no había trafic para nosotros…. Que las rutas estarían cortadas… Pero averiguamos por nuestra cuenta en gendarmería, empresas de transporte y policía y nos daban rutas transitables, entonces, cargamos nuestro viejo Vehículo y nos fuimos igual. Néstor al volante, Patricio, Mora, Sol y yo. Y llegamos sin ningún inconveniente de rutas, ninguna estaba cortada ni complicada.
Mucho para hablar sobre Madryn pero esa es otra historia.
Llegó la noche de la gala de premiación en el espectacular hotel Rayentray. Con nuestra ropita más bonita y yo hasta maquillada por Mora nos fuimos para allá. Todo muy lindo, claro, la tarjeta costaba $850 por persona, como para que no esté lindo….
Entramos lo más contentos al salón junto con toda la gente y como no había referencias en las mesas ni números ni nombres, nos dijeron que nos acomodemos donde quisiéramos. Así fue, y buscamos una mesa cerca del escenario por una cuestión de accesibilidad para Patricio y para mí que somos los que no vemos. Nos sentamos ocupando 5 lugares de los 8 que había, en una silla había una campera y esa no la ocupamos (luego llegó una señora con un niño y se sentaron pero jamás nos dirigieron la palabra) .. Nos trajeron bebidas, abrieron el vino, el mozo muy amable…. Nos reíamos, disfrutábamos y nos sacábamos fotos. Nos trajeron los platos de entrada y en eso, estaba por comenzar la transmisión en vivo por los canales de Madryn y Rawson, y escuché una voz gritandonos… al lado de Néstor, un hombre que nos decía de muy mala manera, muy violenta y agresivamente, que nos fuéramos de ahí…. No entendía nada. Néstor se paró y le preguntó que por qué debíamos irnos, y el hombre le dijo que esa era SU mesa, que nos vayamos YA!… que él era el organizador del evento y quería esa mesa, que esa señora (que no nos había hablado) era su esposa. Literalmente nos echó como perros que se acomodan en cucha ajena. Me paré entre la violencia del tipo y le pregunté casi llorando, que dónde nos sentaríamos ahora nosotros…. Ya que era el organizador por ahí nos podía indicar. Me dijo que uno en cada mesa cualquiera porque no había más mesas libres. Le dije que yo no veo, que necesitaba sentarme con mi gente…. Pero nos echó y rápido, nos dijo, fuera, que me hacen perder el tiempo… eso nos dijo.
Nos paramos, agarramos nuestras camperas, bastones, y con un sentimiento de impotencia, humillación, angustia, tristeza y dolor caminamos hacia afuera del salón.
Néstor quería irse de allí, Mora consolaba a Sol que lloraba, Patricio estaba intentando no perder su enorme calma y yo lloraba sin parar. Los empleados del hotel nos contuvieron e intentaron calmar, y finalmente nos ubicaron en mesas distintas, donde había lugares vacíos, al final del salón.
Quiero resaltar la enorme amabilidad de los mozos y mozas de esa zona del salón, y de las personas que nos tocaron tanto a Patricio y a Néstor como a las nenas y a mí como compañeros de mesa. En mi caso, Mirta, Mónica, Susana y Juan, quienes me consolaron, me contuvieron, hablaron, me llevaron al baño y hasta me maquillaron. Y también me regalaron sus discos ya que eran cantantes. Y lo más hermoso, una estampita del Cura Brochero, a la que me aferré incluso hasta que llegué a casa en Bolsón. Intentaban que coma, que disfrute…. Pero yo no podía volver a mi eje. Vino Nes, me abrazó, y vino Patricio, con esa sabiduría y ese conocimiento que tiene sobre mí, y me habló. Me dijo que cuando nos nombren y subamos al escenario, no nos concentremos en lo que pasó, sino en lo que habíamos ido a hacer, a representar nuestro programa, a las personas con discapacidad que salen adelante. Que habría gente querida y la familia viendo por la tele,, y que no iban a entender nada si sólo expresábamos nuestros sentimientos de ese momento. Y en eso justamente nombraron nuestro rubro y a Apaga la luz y verás como ganador. Y nos nombraron a nosotros. Y nos levantamos, con los bastones y fuimos hacia el escenario. Aplaudidos y con un nudo en la garganta, con la cara triste. Subimos, tomamos el lindo premio con forma de ballena y parada frente a todos intenté explicar de qué se trata nuestro programa. Que hablamos de superación, de las capacidades de las personas, de la prevención. Y que hablamos de RESPETO, porque todas las personas merecemos respeto, con y sin discapacidad, TODAS. Y hablé de superar los obstáculos…. Patricio dio los agradecimientos y Néstor sumó algunos más. Y cerramos diciendo nuestra frase de la radio: Enciendan la radio, apaguen la luz y verán… Y nos retiramos.
Abajo del escenario el organizador saludaba a los ganadores, me saludó y me dijo así sin ganas, friamente, un suave “disculpas y seguimos a las mesas donde estábamos cada uno de nosotros.
El resto de la noche fue entre la buena voluntad de mis compañeras de mesa y de Mora y Sol, entre la cabeza que no dejaba de pensar en cuánto esfuerzo habíamos hecho para estar allí, en recordar la violencia de actitud del señor organizador,Héctor Reinoso Gallo, entre Nes y Patricio que estaban lejos de mí….
Fin del evento y sin unas disculpas verdaderas nos fuimos. 
Me quedó un dolor de estómago infernal que aún me dura, una angustia contenida, una sensación de lástima que ese momento tan especial haya sido opacado. Y un enorme aprendizaje sobre la buena y la mala gente.
La señora donde alquilamos hospedaje, una persona también con discapacidad visual, una peregrina del camino de Santiago me dijo que las personas, cuando están frente a una persona con discapacidad, muestran su verdadero SER, se muestran tal cual son. Pueden mostrarse amables, sinceros, o duros, agresivos y discriminadores. En éste evento encontré eso mismo, de las dos.
Mi eterno agradecimiento a los ángeles que estaban en mi mesa, a la dulcísima moza Leila, al mozo y moza también amorosos de la mesa de Néstor y Patricio, al empleado del Rayentray que me pidió disculpas aunque él no tenía nada que ver… a Nes por cuidarme, a mis niñas Mora y Sol por soportar todo y no perder la alegría, y a Patricio, amigo, herrmano, tan sabio, tan importante en mi vida, por ser quien logró calmarme y ponerme en mi eje otra vez.
Y esos obstáculos que sorteamos pero nos hacen más fuertes. Y nosotros, como no vemos los límites, no los tenemos. Por eso, vamos a seguir siempre adelante.

OTRAS NOTICIAS